Logo CCOO

1

jun 2020

La cultura en el marasmo

1 de Junio de 2020. Ignacio Fernández Herrero, secretario de Cultura y Movimientos Sociales de CCOO de Castilla y León.

Años hace de ello, pero no es inoportuno traerlo a esta actualidad enrevesada. Lo decía Juan Cueto: “la cultura es una perra de lujo a la que todo se le vuelven pulgas”. ¡Juan Cueto! ¡Santo cielo! ¿Dónde están hoy voces como aquellas de Cueto, Montalbán, Tecglen, Ferlosio… a quienes leíamos con respeto y que con tanta sabiduría iluminaban nuestro pensamiento? Esto sucede y esto explica también en parte el rol que la cultura no espectacular ocupa en nuestra sociedad, en nuestros programas políticos, en nuestra vida en fin. He ahí, durante los meses de clausura, cómo se sucedían ofertas culturales en todo tipo de redes como si fuera un elemento sustancial de nuestro existir. Pero no era tal, era una vez más consumo gratuito de productos culturales para el entretenimiento, que es a lo que se ha condenado en muchos casos a la expresión cultural: entretenimiento. Señalemos para ilustrarlo lo que se recogía en laEncuesta de la Fundación Contemporánea del año 2018 sobrela valoración que los aspectos culturalesnos merecen, donde destacaba como más valorados por su «momento actual de creación y repercusión internacional», por este orden: la gastronomía, la moda, la literatura, el diseño, la fotografía y la arquitectura, mientras que las propiamente culturales aparecían en peores puestos: teatro, artes plásticas, música clásica y contemporánea, cine, danza videoarte y museos.


A nadie puede extrañar, pues, que esas cositas menores, que además soportan el estigma de la gratuidad, es decir, de la gorra, se aparten o se ignoren en este marasmo social y económico al que estamos condenados. Con retraso e insuficientes, todo hay que decirlo, el Gobierno aprobó a principio de este mes ayudas al sector por importe de 76’4 millones de euros, que ha complementado con otros 7 millones el pasado día 19 de mayo. También el Consejero de Cultura de Castilla y León había anunciado un mes antes un plan de reactivación de la cultura (¡ojo!: más deporte y turismo) con otros 8’5 millones de euros, de los cuales 4’3 fueron dispuestos por el Consejo de Gobierno el 21 de mayo. Bien está aunque tarde lleguen y ya se verá como se aplican. Pero también hay que señalar que el desatasco de los fondos estatales llegó precisamente después de una reunión a varias bandas en la que participó, como pieza clave, la Ministra de Hacienda, quien mereció el crédito que había perdido por el camino su compañero de gabinete Rodríguez Uribes. No ocurrió así en Castilla y León, donde los consejeros de Empleo e Industria y de Economía y Hacienda no han comparecido, lo que demuestra que es Javier Ortega quien lidia esta faena en solitario.

Esto es muy importante: mientras los respectivos departamentos de hacienda, de economía, de industria y de empleo no conozcan las interioridades del trabajo en materia cultural no habrá solución real. Porque, para bien o para mal, aparte del trabajo puramente informal que es mucho y notable, se trata de una actividad que se escapa de todos los moldes del llamado aparato productivo. Lo cual no quiere decir que no contribuya a nuestra riqueza material, no hablemos de otra, pues la cultura en términos estrictos, de acuerdo con el Anuario de Estadísticas Culturales el año 2018, aportó un 3’3% al PIB nacional, un peso similar al de agricultura, ganadería y pesca, para hacernos una mejor idea.

No es fácil aventurar el porvenir. La nueva edad histórica que parece casi confirmada se construye a través de la pugna entre patrones caducos y nuevas audacias. También en los proyectos para la reconstrucción estatal y autonómica entrarán en juego estas dos tendencias, alguna de ellas exacerbada por el unto del gen nacional. Sea como fuere, bueno será, necesario será, atender al peso de la cultura en los nuevos tiempos si los queremos con luz. Desde un punto de vista amplio, no se habrá de ignorar lo que bien señala JenSnowball, profesora de la RhodesUniversity (Sudáfrica): “los objetivos del desarrollo sostenible deben tener en cuenta el contexto cultural en el que todo sucede”. Así mismo, la Estrategia Europa 2020, que debía de haber sido un punto de llegada para la recuperación definitiva tras la gran crisis precedente, indicaba que lacultura contribuye también al crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Por último, con palabras más que indispensables en medio del ruido, NelaFilimon, profesora del Departamento de Economía de la Universidad de Girona, nos recuerda que “la cultura y el ocio contribuyen a nuestra felicidad y muchas de esas experiencias preferimos compartirlas con otros”, una consideración que va mucho más allá del idolatrado PIB. Por tal motivo urge que en ello se comprometan no sólo los departamentos del ramo, sino que, como hemos indicado más arriba, sean también los de empleo, los de industria, los de economía y los de hacienda, por lo menos, los que se sumen en primera línea a esa apuesta.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.