Logo CCOO

4

feb 2020

El día en que todo comenzó

4 de Febrero de 2020.

Artículo de una poetisa chilena

"El día en que todo comenzó me encontraba fuera de Santiago. La TV mostró imágenes de un grupo de estudiantes saltando por sobre los torniquetes del metro para evadir el pago. El día anterior el pasaje había sufrido un alza de $ 30. Si bien el alza no era significativa, en la mayoría de la gente esto se sintió como una roca más que cargar, otro asalto despiadado a la clase media y baja, una suerte de tirar un poco más la cuerda puesta hace muchos años en el cuello de los ya endeudados ciudadanos"

 


El pueblo trabaja, el pueblo asume, siente que no tiene representatividad ni caminos alternativos concluyentes. El pueblo para decirlo en simple, es un sub país dentro de otro país, subyacen paralelos pero separados por muchas distancias donde este último goza de una realidad de privilegios y ventajas como ser dueño de casi todo el país, de casi todo el mar y sus respectivos derechos de pesca, dueño de todo lo que han podido comprar al precio que han querido pagar. Este era el tema de conversación que manteníamos de vuelta a Santiago. Habíamos decidido volver un día antes de lo planificado justamente por los mensajes que recibíamos por WSP informando que en Santiago las cosas habían empeorado con cortes de tránsito, barricadas en varias vías y los peajes para entrar a la capital estaban siendo incendiados. Nos parecía difícil imaginar ese escenario, pero la realidad supero a la imaginación.

Desde el 18-10-2019 recrudecieron las manifestaciones. Los muros pasaron a ser el diario oficial del descontento con rayados por demandas sociales, políticas y el rechazo casi total contra la constitución creada por la dictadura. Estaciones del metro y supermercados incendiados, ataques a comisarías, derribamientos de estatuas, destrucción de semáforos, barricadas en las calles y persistentes concentraciones en Plaza Baquedano renombrada “Plaza de la Dignidad”. En su desesperación por ser escuchados la gente destruyó hasta lo que le servía.

Este país, el ejemplo de Sudamérica, el más seguro, el de las oportunidades, el país que se llenó de inmigrantes que soñaron con lograr un futuro mejor descubrió que el indescifrable dolor que le aquejaba provenía de heridas profundas y silenciosas.

Muchos han opinado que la movilización se resume a actos irracionales y vandálicos originados por grupos anarquistas y de otro tipo que solo buscan desestabilizar el gobierno, En otro momento se aseguró que hay apoyo desde el extranjero y, hay quién en un discurso oficial, declaró que estamos en guerra contra un enemigo poderoso. Sí; tiene razón; somos poderosos o desearíamos serlo; mereceríamos serlo.

¿Qué se le puede exigir a las personas que sienten que hagan lo que hagan no tienen nada que perder? ¿Cuándo sienten que a nadie le han importado?

¿Hay pobres en Chile? ¿Qué es ser pobre en Chile?

Pobres en Chile hay, no miserables, pero si pobres con tarjeta, con auto, incluso con casa. Ser pobre disfrazado es peor que ser pobre al desnudo. Si mañana yo me quedo sin trabajo, paso a engrosar la lista. Sólo si tengo más un año de antigüedad puedo cobrar 6 meses de cesantía, pasado ese tiempo, la nada entra al bolsillo. La posibilidad de ayuda gubernamental para mí como para cualquier persona de clase media es nula porque el análisis social rechaza a las personas con estudios, nevera, TV, cocina, baño, techo, jardín, y si tienes auto debería darte vergüenza pensar en postular. No calificamos ni para que nos carguen la tarjeta del metro (nunca se ha hecho y sería una gran idea) La mayoría de la clase media vive endeudada a 12 meses e incluso a más. La alegoría al consumismo nos ha consumado y somos el país sudamericano donde todo lo que imagines se puede tener…terminando de pagar a los 80 años, o que los herederos hereden las deudas.

La ilusión termina cuando el noble y digno acto de trabajar no es suficiente, no alcanza, cuando sentimos que el sueldo no refleja el esfuerzo, cuando el pueblo siente que el país no le pertenece y labura para llenarle los bolsillos a otros. Entonces la ilusión sale a las calles, exige ser oída, por eso grita por los ancianos que esperan años para ser llamados desde algún desabastecido hospital, por los que mueren antes. Grita porque descubrió que la palabra injusticia existe y refleja la realidad de la mayoría.

“Y el pueblo dónde está? … ¡El pueblo está en la calle pidiendo dignidad! ”

El gobierno es el presidente, un señor egocéntrico, manipulador, hipócrita y cínico que no escucha ni a sus próximos. El gobierno no es creíble para el pueblo, la oposición no es creíble, el pueblo no le cree a nadie. Las únicas voces cercanas son las de los alcaldes. Lamentablemente todo explotó en un momento donde no hay liderazgo, el país se mueve bajo su propia convicción, con las herramientas que tiene, apropiadas o no. No justifico la violencia, los carabineros han sido el chivo expiatorio en todo esto, los han mantenido en las calles para reprimir violentamente a los manifestantes, los videos que se han difundido por las redes sociales han sensibilizado a varias organizaciones que han exigido respetar las normas de los derechos humanos. Ellos son un blanco perfecto para descargar rabia y piedras mientras, el presidente juega a ganar tiempo porque el caos le conviene, la idea es agotar el movimiento, lograr que el vandalismo levante sombra sobre las demandas sociales. La paradoja está en que la mayoría de los carabineros vienen de la clase más afectada por la ceguera histórica de políticos que nunca han gobernado respetando la dignidad del pueblo.

He comprado una bandera, la mapuche, que representa la fuerza y la lucha hasta el final, la paseo por las calles emblemáticas de Santiago, por las veredas donde le han arrebatado los ojos a muchos jóvenes de esta tierra, nos movemos las dos entre gases lacrimógenos y una esperanza, imaginando que el pueblo unido jamás debería ser vencido.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.