Logo CCOO

12

jul 2019

Las empresas deben adaptarse a la crisis climática

12 de Julio de 2019. Cristina de la Torre Sanz, secretaria de Migraciones y Medio Ambiente de CCOO de Castilla y León.

El cambio climático representa el mayor reto al que la sociedad mundial se enfrenta actualmente. Es un problema de salud, económico, social y laboral. Las consecuencias del aumento de temperatura son sequías, inundaciones, desertificación, tornados… y España es uno de los países más vulnerables del mundo por su localización geográfica. De cómo lo afrontemos, dependerá nuestro futuro y el de las próximas generaciones que con actitud crítica protagonizan acciones como las protestas estudiantiles de “viernes por el futuro”. La lucha contra el cambio climático supone un auténtico desafío y cuestiona el modelo mundial de producción y consumo. La transformación requerirá cambios rápidos y de gran alcance en todos los sectores lo que, desde una perspectiva del trabajo, también representa un importante reto.


Ha llegado el momento de actuar de manera firma para mitigar los efectos del cambio climático y esto nos toca a todos y todas. La responsabilidad es compartida pero también es diferenciada y los centros de trabajo tienen un importante papel. Por esto, la Confederación Sindical Internacional convocamos un Día para la Acción Medioambiental en los centros de trabajo, el pasado día 26 de junio, como pistoletazo de salida para acciones a desarrollar en los próximos meses. El objetivo es sensibilizar, intervenir y adaptarlos para reducir su huella ambiental. Estos procesos hay que planificarlos para no quedarse atrás y que los cambios vengan luego sobrevenidos con el peligro que eso tiene para el mantenimiento de las empresas y de los puestos de trabajo.

El Diálogo Social entre gobierno, empresas y sindicato debe afrontar los retos vinculados a la transición ecológica para que sea justa y acordada y no tenga efectos negativos en sectores fundamentales para la economía. Pero también la negociación bipartita, empresas-sindicatos, es un mecanismo para planificar los cambios asegurando los derechos sociales y el empleo para todas las trabajadoras y trabajadores. Para ser eficaces en los procesos de transición ecológica es clave la participación e implicación de la representación de los y las trabajadoras en empresas y administraciones. En todos los centros de trabajo se deben elaborar Planes de Acción Medioambiental que faciliten el conocimiento para la toma de decisiones de reducción de la huella de carbono.

Comisiones Obreras de Castilla y León quiere dar ejemplo como centro de trabajo y acaba de aprobar su propio Plan de Sostenibilidad. Persigue minimizar el impacto de la acción sindical interviniendo sobre la eficiencia energética, la gestión de residuos, el ahorro de agua, la movilidad y el transporte o las compras verdes. Las medidas llevan implícita una disminución de costes no solo ambientales sino también sociales y económicos a corto y medio plazo. En todos los centros de trabajo, la representación sindical puede proponer medidas en la gestión ambiental que redunden en una reducción de gastos y permita situarlas en una mejor situación competitiva dentro de un mercado cada vez más exigente con la huella ambiental. Las consecuencias de los planes de acción ambiental son positivas no solo por la mitigación del impacto del cambio climático, también porque favorece un uso más eficiente y sostenible de recursos naturales, material primas energía, agua… recursos fundamentales para la producción.

Tenemos mucho que ganar porque no habrá empleos ni riqueza en un planeta muerto. En este caso, debemos ir todos y todas de la mano.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.