Logo CCOO

16

abr 2019

Razones para votar

16 de Abril de 2019.

El papel de la ciudadanía en democracia no acaba en el momento de votar, sino que tenemos el deber de participar cotidianamente en la vida pública, bien en los partidos políticos, bien a través del tejido asociativo. Y es que las organizaciones sociales y en general las asociaciones tienen en política un importante papel propositivo en relación a la defensa de los derechos sociales de ciudadanía, como también lo tienen en el seguimiento y control de las políticas públicas. No obstante, en un momento como el actual, en el que en menos de un mes hay convocados cinco procesos electorales diferentes, que para quienes vivimos en Castilla y León son todos los posibles, es clave la participación en las elecciones, ya que con nuestro voto estableceremos las correlaciones de fuerzas que marcarán la política en los próximos años.


Hay quienes justifican su abstención en no encontrar una opción política acorde con sus ideas; también los hay que descalifican a todos los políticos en general; e incluso quienes banalizan el derecho a votar, como si el sacrificio hecho por quienes lucharon para que en España hubiera democracia, no fuera suficiente motivo para participar en todas las convocatorias electorales; a ellos es necesario recordarles que hace cuarenta años no se votaba porque en la dictadura la pluralidad política estaba prohibida. Hay personajes en política que nos ponen difícil que confiemos en ellos: corrupción, discursos construidos en base a mentiras o medias verdades, descalificaciones y consignas vacuas, así como en quienes anteponen sus intereses por encima del bien común, pero aunque sean casos llamativos, son una minoría. Por eso es necesario que masivamente acudamos a votar en las dos fechas señaladas y que lo hagamos de forma reflexiva y comprometida, siendo conscientes de lo mucho que nos jugamos, analizando los programas electorales y la trayectoria política de las y los candidatos.

Es momento de votar; de votar por la democracia y por recuperar los derechos de ciudadanía que nos han sido arrebatados, por la convivencia en libertad, votar para no dar un paso atrás en las conquistas de las mujeres, votar para que tengamos mejores condiciones laborales, para revertir los recortes y por reducir las desigualdades sociales, votar para que nuestra juventud no se marche de esta tierra -ni otros tengan que irse de la suya, o si es así, para que aquí sean bien acogidos -, votar a quienes garanticen unos servicios públicos de calidad en cualquier lugar en que se viva, votar pensando en dejar un mundo más habitable a las siguientes generaciones, votar por una Europa más cohesionada y solidaria que dé la espalda a los totalitarismos; en definitiva, votar por una sociedad mejor. Así, con el deber ciudadano cumplido, estaremos más legitimados para exigir que se pongan a trabajar de inmediato para conseguir estos fines, y que lo hagan buscando el interés general y con el mayor consenso político y social posible. Es imprescindible que vayamos a votar y a elegir con nuestro voto a quienes se comprometan realmente a trabajar para una sociedad más justa, no vaya a ocurrir como en aquel cuento en el que la hormiga votó al insecticida por odiar a la cucaracha y murieron todos, hasta el grillo que se había abstenido.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.