Logo CCOO

19

sep 2018

Castilla y León busca personal sanitario con urgencia

19 de Septiembre de 2018.

Artículo de opinión del secretario de Estudios y Asesoramiento Jurídico y Legal de CCOO Castilla y León, Carlos Castedo Garbí, publicado en el Norte de Castilla el día 17 de septiembre de 2018. "Como en años anteriores, este verano ha habido quejas por la insuficiente cobertura de la sanidad pública, especialmente en la zona rural de Castilla y León. Es verdad que nuestra comunidad tiene la ratio más alta en médicos de atención primaria por habitante, pero también lo es que su número resulta insuficiente por la gran extensión del territorio, por el envejecimiento de la población y por la mayor dispersión geográfica de todas las comunidades autónomas; una situación que obliga a contar con más recursos que en otras zonas del país, especialmente si se pretende mantener la población de la zona rural".


Dice la Consejería de Sanidad que no encuentra profesionales para cubrir determinadas plazas y para acometer las sustituciones, especialmente en verano. No lo voy a poner en duda porque es conocido que las profesiones sanitarias tienen bajos niveles de desempleo, y más en este momento en el que un importante porcentaje de los profesionales ha llegado o está llegando a la edad de jubilación. De hecho, la “Encuesta sobre empleo de los titulados universitarios” elaborada por el Instituto Nacional de Estadística en 2015, muestra que casi todas las personas que en 2010 obtuvieron la titulación de medicina en las universidades de nuestra comunidad encontraron empleo en el primer año y las únicas que no lo consiguieron, lo hicieron en el segundo.

Pero yo me pregunto, ¿cómo puede existir esta insuficiencia de personal médico si año tras año nos encontramos con que un gran número de jóvenes con vocación sanitaria se queda fuera de las facultades de medicina porque el número de plazas ofertadas es muy inferior al de quienes aspiran a ellas?. Quien sea responsable de la limitación de plazas en los estudios relacionados con Ciencias de la Salud, y con Medicina en particular, debería explicarnos cuáles han sido los motivos para no haber incrementado la oferta previendo la llegada de esta situación, especialmente si tenemos en cuenta que se trata de una formación que no es posible improvisar.

Claro que también hay que tener en cuenta que, aunque se aumentara el número de plazas para formar a personal sanitario, harían falta otras medidas porque según la mencionada encuesta del INE, un tercio de los médicos titulados ese año que emigraron al extranjero para trabajar, había estudiado en las universidades de Castilla y León, por no hablar de los que se marcharon a otras comunidades autónomas, una exportación de talento en la que somos especialistas. Podría estar ocurriendo que quienes vinieron de otros territorios a Castilla y León atraídos por la calidad de nuestras universidades regresen a ellos a ejercer su profesión, con lo que la comunidad estaría invirtiendo recursos en formar a profesionales cuya preparación no revierte en ella. En cambio yo me inclino por pensar que lo que ocurre es que las condiciones laborales, salariales y de desarrollo profesional que nuestra Consejería ofrece al personal sanitario no son suficientemente atractivas para conseguir que se queden. En ambos casos estaríamos frente a una situación que requiere un análisis desde diferentes perspectivas y con amplia participación de los agentes implicados, con visión de comunidad por encima de intereses particulares corporativos y, como resultado, la adopción urgente de medidas. Puede que ya estemos llegando tarde.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.