Logo CCOO

24

ene 2017

'CCOO: 10 años de dependencia a través del Diálogo Social en Castilla y León' artículo de opinión de Bernarda García Córcova

24 de Enero de 2017.

'A CCOO nos gusta recordar los orígenes de esta Ley porque fue una apuesta fuerte y decidida de nuestro sindicato. Llevamos la propuesta al marco del Diálogo Social Estatal en tiempos de Zapatero y en él negociamos y acordamos en el año 2005 los principios básicos de universalidad, igualdad, derecho subjetivo, carácter público de la prestación; así como los aspectos básicos de implantación y desarrollo del Sistema de Atención a la Dependencia, tales como el sistema de valoración y reconocimiento único, entre otros'. Así comienza el artículo de la secretaria de Política Social de CCOO Castilla y León, Bernarda García. 


A CCOO nos gusta recordar los orígenes de esta Ley porque fue una apuesta fuerte y decidida de nuestro sindicato. Llevamos la propuesta al marco del Diálogo Social Estatal en tiempos de Zapatero y en él negociamos y acordamos en el año 2005 los principios básicos de universalidad, igualdad, derecho subjetivo, carácter público de la prestación; así como los aspectos básicos de implantación y desarrollo del Sistema de Atención a la Dependencia, tales como el sistema de valoración y reconocimiento único, entre otros.

Sobre ellos recibió Amparo Valcarce, la entonces Secretaria de Estado de Servicios Sociales, el encargo de construir la Ley de Dependencia 39/2006, cuyo tesón favoreció que se aprobara por unanimidad en el Parlamento Nacional en diciembre de 2006.

Vista con perspectiva, la aplicación y desarrollo de la Ley, tras 10 años de implantación, aunque parece fácil para algún sector, denostarla por lo que no se ha conseguido, lo cierto es que esta Ley crea el primer derecho subjetivo con carácter Estatal en Servicios Sociales, cuestión ésta primordial que marca un antes y un después para valorar la calidad de los derechos que se van conquistando.

Si bien es verdad que a fecha de hoy, aún faltan 400.000 personas en todo el Estado por atender, y esto es grave, también hay que reconocer que son 856.000 las que sí reciben una prestación y que a pesar de la convulsión de la crisis, se mantienen los fundamentos del Sistema de Atención a la Dependencia (SAAD).

Sin querer caer en la autocomplacencia, en Castilla y León, única Comunidad Autónoma que mantiene el Diálogo Social con Acuerdos, podemos decir que son 84.963 las personas que reciben prestación de dependencia, un 3,44% de la población, el porcentaje más alto y a mucha distancia de la siguiente Comunidad (País Vasco con un 2,5%), y bastante mejor que la media que se sitúa en el 1,84%, según datos oficiales. Pero no sólo hay más personas atendidas y una escasa lista de espera, el 0,54%, sino que la atención es profesionalizada en un porcentaje del 77,5% (frente a la media estatal del 66%) lo que significa que la atención que se dispensa es mediante servicios.

Esto indica calidad de atención y creación de puestos de trabajo. De hecho el incremento de las personas empleadas en atención a la dependencia según datos de la EPA entre 2008 y 2016 ha sido del 22,2%, 8.900 personas, pasando de 31.200 a 40.100. Téngase en cuenta que estamos hablando de una época de recesión, en la que la creación de empleo tiene un valor especial, y más aún si consideramos la calidad del empleo creado, donde la contratación indefinida ha sido del 70,8%, 6.300 personas.

Son todos estos parámetros conjugados, los que se han valorado desde fuentes externas, situando a Castilla y León en los primeros puestos entre las Comunidades en el desarrollo y aplicación de la Ley.

En nuestra Comunidad, en los acuerdos de Negociación hemos tenido que ir adaptando la aplicación de la Ley para que la convulsión de la crisis no se la llevara por delante, porque lo que de verdad ha hecho daño a la Dependencia es la financiación que Rajoy ha recortado permanentemente, aspecto que el gobierno de la Comunidad ha tenido que paliar incrementando su aportación para mantener la calidad por la que estábamos apostando desde el principio, para que las prestaciones se dieran mediante servicios profesionalizados.

A pesar de esta apuesta por los servicios profesionalizados, CCOO nunca fue cómplice en los recortes de las prestaciones económicas del entorno familiar, que incoherentemente apoyaron organizaciones que luego públicamente manifestaron su rechazo minusvalorando la Ley de Dependencia.

CCOO hacemos una valoración positiva de lo conseguido hasta ahora en Castilla y León, y por supuesto sabemos que esto no es la panacea, sino que seguimos planteando en el Dialogo Social, propuestas que profundicen en la consolidación de la Atención a la Dependencia: queremos que la financiación de la Dependencia se desglose del total de los Servicios Sociales porque entendemos que el 4ª pilar del Estado del Bienestar, bien se merece una partida presupuestaria suficiente, clara y transparente; queremos que aumenten los servicios residenciales de carácter público; queremos que la intensidad de la ayuda a domicilio vuelva a lo que fue antes de la crisis; queremos que el tiempo legal de espera para recibir una prestación se reduzca de seis a tres meses; todo ello en aras de seguir, como hasta ahora, apostando por los fundamentos que planteamos desde el principio para la construcción de un verdadero Sistema de Atención a la Dependencia.

Añadir comentario

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.